Dejádme llorar

Publicado en por Aldea Global

Dejádme llorar largamente y sin consuelo, el largo sendero luminoso. Veo temblando sombras de duelo y, en los álamos, una a una, las semillas de otros tiempos, que el  paso de los años ha arrancado sin pudor. Se ha roto el río en pedazos de espejos rotos y se revelan, desvocadas, las raices traicionadas por la tempestad del hombre.

Y el cielo,  perdido en el aire, no sabe ya donde mirarse, cansado de nublar sus ojos por no llorar y de llorar por no morir. Voy a parar mi respiración en tu nube de azahar, en el día que los olivares se llenarán de palomas, más palomas que hombres y más de aceitunas. Después de todo, solo quedará la soledad. Y en la soledad no habrá más que soledad. ¿cuando se ha visto más sangre? Sangre ingenua y sorda, impotente y despiadada, de muertos negros y verdes. No habrá mas guerra que la del tiempo consigo mismo ¡que mala comida para este toro verde!

Grito en mis entrañas lo que no puedo callarme y me opongo con lágrima cerrada al primer y último golpe, y vuelvo a tí, uno a uno los hilos de la que fue madre, la prisa de los vivos seres cada vez más muertos. Tristes tardes azules son el premio de tu beso de judas.

¡Ay de aquellos que no aprendan! Llevarán las alas de la pobreza humana en sus inútiles orejas y sucumbirán, asombrosomante, al peso de sus sucias riquezas manchadas con la misma sangre que hiere nuestra atrevida existencia. La libertad -ya lo dijo Hernández- es algo que sólo en tus entrañas bate como el relámpago

Dejádme llorar y lloro, que ya duele tu pisada y asfixia la razón, encuentra tú si puedes, la humildad y el decoro. Y mientras, la tierra también llora por la muerte del poeta, arrebatado en un suspiro rabioso y desolado golpe de gracia. La incultura por bandera será la tumba del pensamiento.

Aquí están mis marineros aguardando, mordiendose en la mar  hasta que llegue el momento.

Etiquetado en personal

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Alborada 11/15/2009 15:32


Me gusta mucho como escribes, mi estadía por aquí fue un placer, seguiré dando un paseo en adelante por tu blog...
Cariños